Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  Cultura  >  Artículo que estás leyendo

10 años llevan Irene Escolar y Alex Rigola trabajando juntos en el teatro

Por   /  noviembre 17, 2017  /  No hay comentarios

Hoy recuerda Irene Escolar como transcurrió aquel casting que nunca imaginó daría un vuelco a su vida, 10 años han transcurrido desde que se cruzó por primera vez con Álex Rigola y hoy es mucho lo que han compartido en las tablas este par.

Los recuerdos de ese día están muy claros para Irene, quien se presentó con las más grandes ilusiones de lograr un papel que contrastaban con sus escasos conocimientos de actuación; así se sometió a la audición para el papel de Crystal de la obra “Días Mejores”.

Explica que la escena se la tomó de la mejor manera aunque resultaba un poco complicado personalizar a una persona que está bajo la influencia de alguna droga; después y cuando ya se disponía a retirarse, recibió la grata noticia de que había sido escogida para el papel; Rigola lo único que tiene claro de ese día es que de las 40 jóvenes que acudieron al casting Irene era la persona indicada, lo intuyó desde el principio.

La obra de Richard Dresser “Días Mejores” se presentó entonces en el Festival Temporada Alta, Irene interpretó el papel de una joven adicta al sexo.

El director de los Teatros del Canal de Madrid, Àlex Rigola

Una vez más se unen estos dos reconocidos talentos, por una parte Rigola, un director escénico con amplio reconocimiento internacional e Irene, una actriz de teatro de las más prominentes que hay en la actualidad teatral, para dar vida en las tablas a “Vania” en compañía de  Gonzalo Cunill, Luis Bermejo y Ariadna Gil.

La destacada actriz reconoce que sus ojos se abrieron para esta profesión gracias a su familia y su evolución profesional se la agradece a Alex por cómo le ha enseñado a perfeccionarse como actriz, pero también le ha enseñado como ser humano y como espectador, admirándolo como a un padre.

La madurez de la actriz ya viene aflorando en trabajos anteriores, su papel como Julieta ya daba muestras de que esa cándida niña quedaba en el pasado y surgía una joven y muy sensual. Rigola se lo atribuye a que la actriz se ha hecho de algunas cicatrices necesarias para este tipo de interpretaciones; Irene no está de acuerdo del todo, afirma que sus cicatrices no son nuevas, son productos de muchas situaciones de su juventud y que gracias a la actuación ha podido sanarlas.

Ambos son afines al teatro sencillo y más personalizado, la emoción previa al disfrute de una obra es la misma sin diferenciar si se trata de algo pequeño o más de alto nivel, independientemente del grado de satisfacción final siempre será un regalo; así lo explica Rigola quien dotó a Escolar de muchas oportunidades de crecimiento que se tradujeron en conocimientos mientras estuvo a la cabeza de la Bienal de Venecia, la actriz no faltó en ninguno de los veranos en que el director estuvo allí, aprendió mucho y teniendo la oportunidad de hacer lo que realmente deseaba.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
  • Por:
  • Última modificación: noviembre 17, 2017 @ 12:34 pm
  • En la categoría: Cultura

Sobre el autor

Redacción de Revista La Tribuna. Compartimos información de actualidad centrada en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *