Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  Internacional  >  Artículo que estás leyendo

Ataques contra locales de diputados del partido de Macron se intensifican

Por   /  julio 31, 2019  /  No hay comentarios

En Francia, los ataques contra locales de diputados del partido del presidente Emmanuel Macron ‘La República en Marcha’, se han intensificado y sufrido la furia de los agricultores y chalecos amarillos quienes se oponen al tratado de libre comercio entre  Canadá y la Unión Europea.

Los parlamentarios de La República en Marcha que fueron objeto de tal acometida, habían favorecido  y ratificado en la Asamblea Nacional el pasado 23 de julio, a este controversial tratado con 266 votos a favor y 213 en contra.

La prensa informó que el Ministerio de Interior solicitó a la gendarmería y policía reforzar la vigilancia de los domicilios y locales de los diputados para evitar que se repita este incidente. El ministro Christophe Castaner envió un mensaje en Twitter donde manifestó: «Ninguna intimidación en contra de un representante de la Nación quedará impune, inclusive en las redes sociales. Reportaremos ante el fiscal de la República toda incitación a la violencia y al odio».

La sede de en Marcha Romain Grau en la ciudad de Periñán también fue agredida por el movimiento social ‘chalecos amarillos’. Personas vestidas de negro rompieron las ventanas del local y le prendieron fuego, mientras el delegado estaba en el establecimiento. Castaner señaló que estos «deberán responder a la justicia por sus actos».

Francia investiga a Lactalis por peligro de salmonela

Pero los simpatizantes de dicho grupo no han sido los únicos que violentaron los locales. La mayoría de los responsables fueron los agricultores franceses quienes mostraron su desacuerdo porque los diputados votaron a favor del CETA.

Sindicatos agrícolas entre ellos Jóvenes Agricultores (JA) reivindicaron diversas acciones

A otros locales le pintaron sus fachadas de amarillo y tiraron estiércol; también recibieron por las redes sociales insultos. La semana pasada un grupo de agricultores del departamento de Alto Saona levantó un muro en la puerta de la sede de la diputada Barbara Bessot-Ballot del partido de Macron.

El representante del partido izquierdista Francia Insumisa, Alexis Corbière piensa que los agricultores ‘no son delincuentes’, sino trabajadores a quienes les inquieta su futuro. Dijo que en el Gobierno están los extremistas, son sectarios del libre comercio, locos e iluminados.

Brune Poirson secretaria de Estado de Transición Ecológica y Solidaridad, manifestó que “se puede estar a favor o en contra de CETA, pero en una democracia no se debe intimidar físicamente a los parlamentarios e instar a apabullarlos.”

En febrero de 2017 el Parlamento Europeo aprobó el CETA. Catorce países miembros de la Unión Europa, entre ellos Francia y España, lo ratificaron. En Francia fue objetado por las posibles secuelas jurídicas, laborales, medioambientales y sanitarias. Dos temas discutidos son los riesgos que el tratado puede representar para las obligaciones ecológicas del acuerdo de París y la comercialización de ganado alimentado con harinas de origen animal.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sobre el autor

Redacción de Revista La Tribuna. Compartimos información de actualidad centrada en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *