Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  La Revista  >  Artículo que estás leyendo

Beneficios de tener una mascota en casa con niños

Por   /  abril 9, 2018  /  No hay comentarios

Todas aquellas personas que tienen una mascota en casa son plenamente conscientes de que la compañía de un animal mejora la calidad de vida de los humanos. Entre los factores que se suelen citar en este sentido están el aumento de la longevidad, el equilibrio físico y mental, la recreación o la reducción de la depresión y el estrés.

Todos estos factores y algunos más son los que desempeñan un papel importante en la relación del niño con su mascota. Los más pequeños no solo encuentran un magnífico compañero de juegos y aventuras, sino que el animal contribuye en el desarrollo educativo y social del niño. Y esto, ¿por qué es así?

mascota con niños

El niño adquiere mayor responsabilidad

La presencia de una mascota en casa hace que el niño asuma desde muy pronto una serie de responsabilidades para con el animal. Los cuidados que el niño le reportará a su mascota, ya sea un perro, gato, pájaro, roedores domésticos, etc. son de sumo interés para los padres.

Pero al mismo tiempo, los animales aumentan la autoestima del niño, mejoran la integración con la familia, fomentan el respeto a los demás y también provocan sentimientos de competencia y seguridad. Este conjunto de elementos proporcionarán al niño un correcto equilibrio emocional en sus primeros años de vida.

Precisamente, la convivencia con una mascota puede aportar al niños elementos muy positivos y beneficiosos en lo que respecta a su desarrollo psicológico y su personalidad. Así el niño comprenderá perfectamente lo que es el sentido de la responsabilidad y aprenderá muy pronto a entender las necesidades de los demás.

Una responsabilidad temprana es un modo de madurar. Los niños afrontarán las tareas del cuidado de su mascota para entender que aun siendo pequeños tienen unos deberes que realizar. Esto fomentará, sin duda, el desarrollo educativo, psicológico y social de los niños tanto en casa como en el exterior.

Estudios que tratan sobre los beneficios de las mascotas en los niños

Según diversos estudios, las personas que en su niñez han tenido contactos con una mascota encuentran menos dificultades para mantener relaciones personales positivas. Esto se debe a que en el trato con los animales se aprenden de forma inconsciente muchas cosas de forma natural.

Al mismo tiempo, uno de cada dos niños perciben el animal como la principal fuente de apoyo emocional después de sus padres. Estos lazos afectivos, que se traducen en abrazos y caricias al animal, pueden ser muy importantes, ya que servirán de ayuda para que los niños superen ciertos miedos y tristezas.

Este contacto físico es francamente importante desde que el niño es un bebé, ya que le permitirá abrirse a las experiencias táctiles. Una necesidad que más tarde aportará al pequeño una mayor seguridad en sí mismo y en las relaciones con su entorno. La relación con una mascota ayudará al niño a asimilar las reglas de la comunicación no verbal.

En realidad, se trataría de contar con una estimulación continua diferente a la del padre y la madre. Alguien que se mueve a su alrededor desde su más tierna infancia, un amigo al que poder acariciar y con el que comenzar a despertar y desarrollar sus primeros sentimientos de afecto y amistad.

En este sentido, se puede decir que si los niños crecen junto a un animal podrán desarrollar sus habilidades emocionales más fácilmente. Contarán con un mayor grado de empatía y aprenderán de primera mano la importancia de cuidar, respetar, acariciar, acompañar, etc.

Siguiendo con estos mismos estudios, se estima que el 50% de los niños asocia a su mascota como una compañera de juegos y actividades. Además, ocho de cada diez niños de 9 y 12 años aseguran que prefieren jugar con su mascota antes que estar con otros juguetes o los videojuegos.

Los padres, un papel fundamental

No obstante, los padres juegan un papel fundamental en la relación de los niños con sus mascotas, ya que son ellos los encargados de potenciar los beneficios para los más pequeños. Los padres deben inculcar en sus hijos el respeto por los animales, pero también responsabilizarles de sus cuidados.

Serán los padres los que deben dejar muy claro a sus hijos que una mascota no es un juguete más, sino una responsabilidad. Los animales necesitan de una serie de cuidados y atenciones que en muchas ocasiones serán los más pequeños de la casa los que se tengan que encargar de dar.

En definitiva, se puede decir que tener una mascota en casa donde hay niños no es solo un capricho para que estos se diviertan. Hay muchos beneficios más que no se suelen apreciar a simple vista y que tienen que ver con el desarrollo psicológico y emocional de los más pequeños.

Una relación recíproca que aportará múltiples elementos que al niño le van a servir para formarse mejor y relacionarse con el resto.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *