Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  La Revista  >  Artículo que estás leyendo

Cómo dormir mejor en las olas de frío o con bajas temperaturas

Por   /  febrero 12, 2020  /  No hay comentarios

Emma, la empresa tecnológica alemana experta en descanso, nos da una serie de consejos para dormir bien en invierno y especialmente durante las olas de frío.

Emma invierte más de 5 millones de € al año en I+D+i

Tras la primera ola de frío oficial de la temporada y habiendo dejado atrás la durísima borrasca de las pasadas semanas, Emma, la empresa alemana del sector del descanso, te da unos consejos para dormir mejor con bajas temperaturas.

Cómo dormir mejor en invierno

Los horarios y la actividad física

Los cambios en el clima y en la luz del invierno afectan directamente al sueño. La Doctora Verena Senn, asesora experta de Emma, nos ofrece unos consejos para que esta estación no nos pase factura a la hora de descansar. En palabras de la Dra. Senn: “durante el invierno, es un fenómeno muy común que nuestro cuerpo nos pida dormir más pero la gente se va a dormir casi a la misma hora que en verano, se siente también más cansada y con menos energía y  son más sedentarios por la menor actividad al aire libre y todo esto provoca una peor calidad del sueño y del descanso”.

Siendo las noches más largas y los días más cortos, esto ya afecta directamente al ciclo natural del sueño. Dormir es una función natural de nuestro organismo y ayuda a restablecernos y a rejuvenecer cuerpo y mente. En general, todos deberíamos dormir unas 8 horas al día. Es por ello que con la llegada del frío deberíamos intentar irnos a dormir antes y  hacer algún tipo de actividad física o de relajación.

La temperatura

Cuando la temperatura exterior va bajando es lógico que busquemos estar más en casa lo más calientes posible. La Dra. Senn explica que “nuestra temperatura corporal varia durante el día, por la noche y en la madrugada, que es cuando estamos durmiendo, es cuando cae más y por ello buscamos más el calor. Esto es natural ya que se requiere no pasar frío para poder dormir y para la calidad del sueño”. En este sentido, una buena recomendación es tomar una ducha caliente antes de ir a dormir o utilizar un pijama que abrigue y el edredón o ropa de cama adecuados.

La luz

Por último, hay que estar preparado para los cambios en la cantidad de luz solar que recibimos en invierno, un tema con un gran impacto para nuestro organismo. La luz natural influye directamente en los procesos hormonales, entre ellos en la producción de la melatonina que nos ayuda a dormir, además de en regular nuestro humor. La Dra. Senn confirma que “la melatonina se segrega en condiciones de luz. Con menos horas de luz al día en invierno tenemos menos cantidad de esta hormona y es precisamente esto lo que hace que la gente se sienta más cansada o triste durante el invierno”. Un par de consejos para esto podría ser intentar disfrutar fuera de casa de las últimas horas de luz del día, un pequeño paseo al aire libre en el descanso para comer o alguna actividad que nos guste unos minutos al día durante el invierno puede ser muy beneficioso.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *