Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  Tecnología  >  Artículo que estás leyendo

¿Cotillear el móvil de tu pareja es un delito?

Por   /  agosto 23, 2019  /  No hay comentarios

¿Desbloqueas el móvil en un descuido de tu pareja para echarle una ojeada a sus mensajes? Aunque creas que es una tontería pues déjame decirte que estás cometiendo una falta considerada ‘ilegal’. Aunque creas que es una tontería pues déjame decirte que estás cometiendo una falta considerada ‘ilegal’. Específicamente estarías incurriendo en un delito de Revelación y Descubrimiento de Secretos estipulado en el artículo 197 del Código Penal.

Aunque este data de 1995 y fue ideado para el correo postal u otras documentaciones, se puede aplicar a los móviles, esto lo expone la fiscal Escarlata Gutiérrez experta en delitos tecnológicos y  criminalidad informática.

¿Cómo una persona puede pasar la raya de la legalidad?

«Basta con saber un secreto desconocido por terceros. Descubrir que la pareja tiene un romance o esconde algo». «Debe existir un engaño, una noción y la voluntad«.

Es decir, si el individuo nos facilita voluntariamente su móvil para jugar, ver unas fotos o unos vídeos y aparece una notificación es probable que descubramos un secreto del dueño; en este caso no cometeríamos delito alguno. Para que suceda el delito, «tienes que desbloquearlo y leer los diálogos o acceder a la información de cualquier manera», dice la fiscal.

¿Qué sucedería si el que pretende acceder a la información no tiene éxito?

En esta circunstancia «No existe jurisprudencia sobre el delito en grado de tentativa». «Yo conozco de dos condenas solamente en este supuesto».

La primera es del 21 de junio de 2016 cuyo acusado fue penado a un año de prisión con una multa de 12 meses por descubrimiento y revelación de secretos. Asimismo recibió dos sanciones por detención ilegal siendo procesado a nueve años y un día de prisión.

En este caso, la pena se produjo porque las víctimas fueron atadas, retenidas e intimidadas para entregar los dígitos del pin de los teléfonos.

La segunda fue este año, el 26 de junio. A una mujer la castigaron a un año y dos meses de prisión, al aprovechar una distracción de la víctima y leer el contenido de una plática íntima en Whatsapp que después  enviaría desde el terminal de la misma por correo electrónico.

Lo normal es que el que cotilla sea sorprendido in fraganti, sobre todo que no exista indicios de que ha estado averiguando en el teléfono de un tercero. Si esto sucede expresa la fiscal, la declaración de la persona afectada sería suficiente, siempre que no se altere la presunción de inocencia.

Estos procesos pudieran complicarse si la persona afectada es menor de edad o está incapacitada, ya que es ella quien debe hacer la denuncia. Vale recordar que desde la exposición del suceso ante las autoridades no es posible retractarse. Agrega que no se necesita pagar a un abogado y que «el perdón del ofendido extingue la acción penal«.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sobre el autor

Redacción de Revista La Tribuna. Compartimos información de actualidad centrada en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *