Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  La Revista  >  Artículo que estás leyendo

Descubre los mejores tipos de suelo para el hogar

Por   /  mayo 4, 2018  /  No hay comentarios

Cómo elegir el tipo de suelo más adecuado para tu hogar: te presentamos los suelos de interior más utilizados para casas modernas

En la actualidad, podemos encontrar una amplia variedad de suelos de interior diferentes en el mercado, por lo que la tarea de escoger el suelo más adecuado para nuestro hogar, puede llegar a ser muy complicada.

Podemos encontrar suelo vinilico, suelos de madera, maqueta, etc, y cada uno de ellos tiene unas características diferentes, que lo hacen más o menos conveniente, dependiendo de nuestras necesidades, de nuestros gustos y de lo que queramos conseguir. A continuación, te mostramos una selección de los mejores tipos de suelos para poner en el interior de casa, con sus ventajas y sus desventajas.

Suelo de madera natural

El suelo de madera es uno de los preferidos a la hora de hacer reforma en casa. Se trata de un material que aporta una gran calidez y personalidad, y que se adapta a cualquier estilo de casa. Además, se limpia con bastante facilidad y es muy agradable al tocarlo.

Sin embargo, la madera natural requiere de bastante mantenimiento, para que se conserve siempre en perfecto estado. Es un material que se suele desgastar con facilidad, sobre todo si se encuentra en una zona muy transitada de la casa. Además, no es un tipo de suelo apropiado para poner en zonas con humedad, como son el baño o la cocina, ya que el agua puede estropearlo.

Si de todas formas, optas por poner este tipo de suelo en el baño o en la cocina, hay tratamientos innovadores anti humedad, que ayudarán a que tenga una mayor duración y a que se mantenga como nuevo durante más tiempo.

Suelo vinílico para el hogar

Un tipo de suelo que se ha puesto muy de moda en los últimos años es el suelo vinílico. Tiene una serie de características que lo hacen ideal para poner en muchas estancias del hogar.

En primer lugar, es un suelo que se adapta a cualquier tipo de casa, gracias a la multitud de diseños disponibles, con todo tipo de patrones, de acabados, de colores y de texturas diferentes. Se pueden encontrar suelos vinílicos que imitan otros tipos de materiales además, como el mármol, la piedra o la madera, por lo que es muy fácil encontrar el estilo perfecto que estás buscando.

Se trata de un material muy fácil de instalar y con una gran resistencia al agua y al desgaste diario, por lo que se ha convertido en una de las opciones más prácticas que se pueden encontrar. Además, también es un suelo muy agradable al contacto y es muy fácil de limpiar.

Suelo laminado

El suelo laminado es otra de las opciones con mayor demanda. Este tipo de suelo está fabricado con fibra de madera y con resina de melanina, y se puede parecer, por lo general, a la madera natural o a la piedra, por lo que se suele escoger como una alternativa más económica.

Este tipo de suelo tiene una buena durabilidad y resistencia. Sin embargo, es fácil que se estropee con facilidad si no se escoge un suelo de calidad y no se instala de forma adecuada. Puede verse afectado por la humedad, por la luz del sol directa, por el desgaste diario o por el calor, pudiendo llegar a perder su color o deformarse.

Por ello, si optamos por un suelo laminado, debemos tener en cuenta sus características y elegir un suelo de calidad, además de mantenerlo de forma apropiada, usando productos específicos para su limpieza, manteniéndolo libre de polvo y fregándolo de forma regular.

Suelo de piedra natural

El suelo de piedra natural, como el suelo de mármol, de granito, de arenisca, etc., no se suele utilizar con mucha frecuencia como suelo interior, pero puede aportar mucha personalidad a una vivienda y tiene algunas características en una opción a tener en cuenta.

Una de las principales ventajas de este tipo de suelo es su gran resistencia y durabilidad. Puede resistir fácilmente a cualquier condición y mantenerse en perfecto estado, por lo que es uno de los suelos de mayor durabilidad que se pueden encontrar.

Dependiendo de la estancia, puede ser adecuado poner uno u otro tipo de suelo de piedra natural. Por ejemplo, el suelo de arenisca es perfecto para poner en el baño, ya que es un material antideslizante. Como desventaja, este tipo de suelos tienen un precio elevado.

Otros tipos de suelos

Si lo que queremos es aportar calidez a nuestro hogar, la mejor alternativa es el suelo de moqueta. Es un tipo de suelo que se instala con facilidad, aunque acumula mucho polvo y suciedad.

Por otro lado, nos encontramos con el suelo de baldosas, unos de los más populares, y que tiene una buena durabilidad y facilidad de limpieza, o la tarima flotante, una buena alternativa a la piedra natural o a la madera.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *