Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  Tecnología  >  Artículo que estás leyendo

El día que la madre de un hacker ayudó a su hijo con el trabajo

Por   /  marzo 6, 2020  /  No hay comentarios

La seguridad informática es un tema que tiene de cabeza a muchas empresas, porque un hacker puede dañar a los sistemas de seguridad. Sin embargo, la primera barrera para la seguridad informática consiste en usar el sentido común y cuidar bien el espacio físico donde están los ordenadores.

Eso fue lo que demostró el informático John Strand, propietario de una empresa dedicada a la seguridad y que un día pidió la ayuda de su madre, Rita, para hackear toda la estructura de una prisión con un USB y mucho sentido de la confianza.

Cómo hackearon la prisión John y Rita

El asunto es que su madre trabajo durante 30 años como cocinera y por lo tanto estaba muy acostumbrada tener que lidiar con reiteradas inspecciones.

Mientras tanto Strand y su compañía se dedican a ser contratados por otras empresas a fin de que encuentren fallos y vulnerabilidades en la que los delincuentes tengan acceso. John y Rita eligieron de común acuerdo irrumpir en el sistema de seguridad de una prisión y aprovechando sus conocimientos de cocinera, ella se haría pasar por inspectora de sanidad.

Eligieron una fecha en la cual no existiese tanto personal trabajando, eso fue un 5 de Julio. Entre los dos crearon una tarjeta de identificación, una carpeta y varios USB infectados.

Ese día Rita se metió en su papel de inspectora a la perfección, incluso hasta pasó su teléfono. En la entrada dijo que era una inspectora y cuando le preguntaron qué tenía que ver sencillamente se limitó a decir que las zonas de trabajo en los empleados, las neveras, las basuras y el centro de control de la red.

Para sorpresa de Strand, Rita hizo su trabajo sin ningún tipo de interrupciones, incluso el director de la prisión la invitó a su despacho privado para preguntarle de qué maneras podría prepararse para futuras inspecciones.

Ella sencillamente dijo que “aquí hay un USB que lo explica” con un documento muy importante (claro está se trataba de un archivo de Word que permite acceder al ordenador)

La clave de fue experiencia que tenía su madre ya que efectivamente informó el director sobre las deficiencias sanitarias de la prisión, pero también tenía autoridad y muy pocos cuestionan la autoridad de una persona, incluso si no tiene los conocimientos técnicos básicos.

Esta prueba fue tan exitosa, que Strand la incluyó en sus presentaciones, por lo que resultó una cosa normal que las empresas contrataran sus servicios.

Lamentablemente después de esta experiencia, la madre de Strand fue detectada con cáncer de páncreas y falleció al poco tiempo, pero sin duda alguna que su éxito como defensora de la seguridad siempre estará escrito en letras de oro.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sobre el autor

Redacción de Revista La Tribuna. Compartimos información de actualidad centrada en España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *