Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  Internacional  >  Artículo que estás leyendo

El viacrucis de la emigración

Por   /  diciembre 19, 2018  /  No hay comentarios

La desesperación por lograr el llamado Sueño Americano, ha llevado a muchas personas a exponer su vida y la de los suyos emprendiendo viajes de cientos de miles de kilómetros a pié, atravesando fronteras de alta peligrosidad, soportando altas temperatura de hasta  40°, hambre y un sinfín  de penurias.

Las causas para tomar tan difícil decisión son diversas, muchos son impulsados por la inseguridad, el hambre,  el desempleo y la ausencia de oportunidades para un mejor desarrollo en todos los sentidos y en especial la educación en sus respectivos países.

Se dice que uno de los países más emblemáticos en lo que se refiere a violencia es Honduras, cuyos habitantes emigran en masa a los EEUU y otros países buscando lo que no tienen en el propio.

El caso del cual hablaremos precisamente se trata de una joven hondureña de nombre Maryuri Serrano de 19 años quien desde su país emprendió en estado de embarazo de 8 meses, tan peligrosa y arriesgada travesía hacia los Estados Unidos, huyendo de la violencia en su tierra natal.

La acompañaron su hijo de dos años y su esposo Miguel Ortiz de 20 años, todos se unieron a la caravana de migrantes.

Podríamos tratar de imaginar el Calvario que significó para estas personas y en especial a la mujer embarazada de 8 meses esta peligrosa aventura, creo sinceramente que nunca estaríamos cerca de lo que le tocó vivir.

Es una historia cruda y descarnada de la realidad que conlleva el tomar tan dura  decisión , se necesita determinación, valentía y entereza para migrar  en condiciones tan adversas y lograr el objetivo en un esfuerzo increíble como lo es escalar el muro fronterizo con un embarazo tan avanzado.

Maryuri Serrano logró entrar a EEUU  ilegalmente, para ser conducida de inmediato a un Centro de detención y posteriormente al hospital donde nació su bebé que fue identificado con el nombre de Maikel Baruk Ortiz cariñosamente llamado el“gringuito”.

La familia fue separada, la joven fue a prisión con su bebé recién nacido donde dormían en colchoneta en el suelo y al esposo le fue colocado un grillete con GPS,  esto esparte de las consecuencias resultantes de la migración ilegal.

La historia como es de suponer es una de las cientos de miles que se cuentan, sin embargo esta llama mucho la atención por la valentía, arrojo y determinación de esa  joven madre embarazada que escaló el muro fronterizo casi pariendo para lograr lo que se había propuesto,llegar a EEUU con su familia y continuar enfrentando las dificultades posteriores que implican entrar a USA en forma ilegal.

Un par de jóvenes estudiantes de cine,  Aitor Palacios y Nuria Clavero quienes se unieron a la caravana migrante, plasmarán en un documental el drama de esta familia y en general el éxodo del que fueron testigos presenciales.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sobre el autor

Redacción de Revista La Tribuna. Compartimos información de actualidad centrada en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *