Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  Cultura  >  Artículo que estás leyendo

“Flamenco, dentro y fuera de cuatro paredes”

Por   /  diciembre 29, 2017  /  No hay comentarios

 “Flamenco, dentro y fuera de cuatro paredes” es una exposición que gira alrededor de tres ideas; la 1ra consiste en la atención que se le dedica al flamenco, gitanos, la bohemia del exilio español y sobre todo, a los grupos libertarios por parte de la Internacional Situacionista.

Aquella que fuera la última vanguardia radical, la cual a partir de su creación concede a Pinot Gallizio, uno de sus protagonistas, el significativo título de Rey Gitano.

Además, hace referencia a uno de sus integrantes, al holandés Constant Nieuwenhuys, quien realizo algunos proyectos urbanísticos utópicos, dentro del cual podemos destacar el “New Babylon”, un proyecto que examina las posibilidades de una metrópoli nómada la cual esté basada en la nación que posee una rueda en su bandera.

La casualidad de la personalidad romaní junto al ideario situacionista resulta más que notable, el rechazo de las responsabilidades y predilección por el juego, beneficio del espacio urbano, nomadismo, etc. Igualmente, se convocan personajes muy peculiares, como por ejemplo, el artista textil Jan Yoors y el cineasta Tony Gatlif, quienes tenían tal fervor por el mundo gitano, que la misma los hizo dedicarles vida y talento.

Caño Roto, Bellvitge o Las Tres Mil Viviendas son casos bien conocidos, en los que el flamenco resurge precisamente como nostalgia de un modo de vida

El 2do eje consiste en el cual le brinda su título a la muestra

Exposición a través de fotografías, planos y maquetas de los diferentes proyectos de arquitectura social, con el fin de albergar a la población gitana que surge en España, Francia, Portugal e Italia durante 1950-1980.

Gao Lacho Drom en Vitoria; La Virgencita, en Granada; La Malagueira en Évora; Plata y Castañar, en Madrid y La Cité du Soleil, cerca de Aviñón.

Cada uno de ellos, proyectos realizados por arquitectos de prestigios como Álvaro Siza, César Portela, etc., los cuales intentaban mantener los estilos de vida colectivos de la población gitana. Durante los años 80´s, se confirmó el fracaso de tal modelo de vida y se optó por integrar al colectivo gitano dentro de los polígonos de viviendas de grandes dimensiones erigidos con el fin de albergar a los campesinos que migraban.

El 3er y último eje, hace referencia a la concurrencia de los gitanos con su singular manera tanto de ser, como de cantar y junto a las reivindicaciones no solo del último franquismo, sino también de la Transición.

Este fue un tiempo donde esta cultura consiguió una gran presencia, mediante proyectos teatrales, como por ejemplo, el Teatro Estudio Lebrijano de Juan Bernabé, la Cuadra de Salvador Távora y el Teatro Gitano Andaluz de Mario Maya.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
  • Por:
  • Última modificación: diciembre 29, 2017 @ 9:04 am
  • En la categoría: Cultura

Sobre el autor

Redacción de Revista La Tribuna. Compartimos información de actualidad centrada en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *