Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  Política  >  Artículo que estás leyendo

Inés Arrimadas y la visión de Josep Antón Vandellós

Por   /  diciembre 25, 2017  /  No hay comentarios

“Si la circunstancias que atravesamos actualmente sigue, en 1965 hallaremos una población no catalana la cual simboliza aproximadamente el 50% de la catalana y en Barcelona con un equilibrio de fuerzas o una supremacía declarada de los no catalanes, especialmente al sumarle las poblaciones cercanas, como lo son Badalona, Santa Coloma y Hospitalet.

¿De qué forma serían entonces las elecciones?

Imaginemos que los catalanes están separados en partidos distintos y llega un líder capaz de unir a los descendientes de los no catalanes y a varios elementos de mezcla que poseen una psicología simular. Sería posible que este partido no catalán, dominara la política de nuestra tierra por un largo periodo.

Esa Cataluña no sería, de ninguna manera, la continuadora de nuestra historia”.

En el año 1935, algunos meses antes del comienzo de la Guerra Civil, el indiscutible introductor de la ciencia demográfica en España, Josep Antón Vandellós, estadístico y economista catalán y catalanista a muerte, tuvo esta visión, ya que de hecho, actualmente se puede decir que consiste en una visión.

Inés Arrimadas en en acto central de la campaña a la presidencia

Sumergido dentro de montañas de tablas poblacionales al redactar la última página de su libro “La inmigración en Cataluña”, Vandellós, observó en medio de las más alarmantes sombras del futuro, la intrusión en escena de Alberto Carlos Rivera Díaz. Y, aunque a pesar suyo, igualmente, la de Inés Arrimadas García.

Aunque pago los peajes de quien llega de otro lugar, no la aceptan

El temor a Inés es el temor ancestral a los bárbaros. Por eso y aunque pago prácticamente todos los peajes teóricos impuestos por la tradición catalana a aquellos que llegan de otros lugares (nació en Jerez de la Frontera, en el año 1981), una variedad de aranceles: del aprendizaje apresurado del idioma nativo hasta la aceptación de los temas canónicos acerca del supuesto “plus” de europeísmo y modernidad que estaría relacionado con todo lo catalán, jamás la han reconocido como una más, ni lo harán.

Dice el mito urbano que la joven Arrimadas dispuso su traslado a Barcelona debido a la admiración que desde su infancia había experimentado por Cataluña, una inclinación a la cual no sería extraña a su contrastada e íntegra militancia culé. Sin embargo, la realidad, en algunos casos, bastante más sugerente que la leyenda, se trata de que Arrimadas pidió a la compañía consejera donde trabajaba que la enviasen a la sede ubicada en Barcelona

con el fin de estar junto al líder catalán del Partido Popular con quien en ese momento mantenía una relación.

Conoce sus limitaciones

Aunque tiene en su carácter una característica actualmente insólita en los políticos, sobre todo en los jóvenes, Arrimadas, al contrario de muchos de sus iguales, es consciente de sus limitaciones y realmente se esfuerza por superarlas.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
  • Por:
  • Última modificación: diciembre 25, 2017 @ 10:57 am
  • En la categoría: Política

Sobre el autor

Redacción de Revista La Tribuna. Compartimos información de actualidad centrada en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *