Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  La Revista  >  Artículo que estás leyendo

La Dehesa de Luna, un mágico refugio de biodiversidad cuyos vinos son testimonio de todo lo que la tierra nos da si sabemos tratarla con amor

Por   /  noviembre 21, 2018  /  No hay comentarios

Esta bodega se ha convertido en una prueba exitosa e innegable de que es posible armonizar el uso de los recursos naturales con la conservación responsable del medio

Debido a su condición única en la actualidad, las 3.000 hectáreas que conforman el territorio comprendido por la finca Dehesa de Luna albergan una sorprendente colección de maravillas capaces de enamorar por partes iguales a los amantes del buen vino, la ornitología y la naturaleza.

tempranillo

La belleza de una tierra virgen que devuelve lo que recibe

De esas 3.000 hectáreas, libres en su mayoría de toda explotación humana, tan solo un 4% es utilizado, mientras que el resto conforma un auténtico paraíso en que la vida vegetal y animal puede florecer y progresar, hirviendo de vitalidad. Este terreno, localizado en el Campo de Montiel (Albacete), se ve favorecido por una biodiversidad maravillosa.

Aún en las poco más de 80 hectáreas donde existe actividad humana, se sigue atendiendo a un planteamiento ético que se centra en la conservación del medio, de forma por ejemplo que la bodega fue construida teniendo muy en cuenta la orografía del territorio, de tal manera que se respetaran las centenarias encinas que se alzan en este. Además, el diseño y mantenimiento de las instalaciones responde también a los principios que dominan toda la actividad de la zona, recurriendo a energías renovables y buscando que estas se integren a la perfección en el paisaje.

En la finca se pueden admirar gran cantidad de especies animales de majestuosa belleza, siendo un terreno de observación fantástico, en especial, para los ornitólogos. Por lo demás, basta caminar por ella unos minutos para sentir la vitalidad que emana su tierra, así como el amor y respeto que recibe, entregando como agradecimiento un poco de ellos en cada producto que sale de allí.

Técnicas racionales y ecológicas que dan como resultado productos de gran calidad

Aunque de esta finca salen otros productos ecológicos, por lo que son más conocidos es por sus excelentes vinos de autor, resultado de la combinación de un sincero amor por la tierra y una concienzuda mano experta.

Un buen primer acercamiento serían sus vinos tempranillo, que por un muy buen precio permiten descubrir las primeras notas que la tierra virgen en que se fabrican les brinda, dotándolos de una personalidad incomparable que no deja indiferente a la nariz ni al paladar. Después, sería una buena opción probar el champán Jean Millan Terres de Noël, ideal para terminar de redondear una buena comida. La primera sugerencia tiene más volumen, así como una mayor acidez, aunque su aroma y sabor gozan de una armonía que le aporta tanto fuerza e identidad como una envidiable untuosidad, en tanto que la segunda contrasta a la perfección, equiparando su calidad con un toque suave y ligero debido al cual proponemos el uso que hemos mencionado.

Respecto a la forma en que se opera en este viñedo, como hemos dicho, se centran en los principios de conservación y uso racional, todo ello con el objetivo de aprovechar al máximo los recursos que son utilizados, minimizar el impacto medioambiental y asegurar que tanto trabajo de los mejores frutos para la tierra igual que para las personas. Así demuestran que es perfectamente viable, incluso beneficioso, aplicar una agricultura ética que nos permita convivir con el medio de manera responsable a la par que productiva, hasta el punto de llegar más allá y conseguir que la naturaleza se vea beneficiada por nuestra mano.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *