Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  Internacional  >  Artículo que estás leyendo

La ONU solicita a Birmania acceso ilimitado para investigar abusos en contra de los Rohingyas

Por   /  septiembre 20, 2017  /  No hay comentarios

Acceso ilimitado y sin obstáculos es lo que solicitan los investigadores de la ONU al gobierno de Birmania, con la finalidad de poder investigar a fondo los abusos que se cometen contra los Rohingyas; para ello esperan que la gobernante de facto y premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi les otorgue el permiso.

Los Rohingyas son un grupo étnico minoritario del que la ONU recibe constantes denuncias de hechos graves que guardan relación con abusos y violaciones de todos los derechos de los individuos pertenecientes a la etnia, por lo que se hace necesaria la investigación in situ a fin de evidenciar y confirmar todas esas denuncias.

Marzuki Darusman, el presidente de la misión, ha explicado la relevancia de observar directamente y desde los sitios donde se han cometido los desmanes a la población Rohingya y así poder entrevistarse con las víctimas y con los testigos, así como las autoridades, pero  esto no será posible sin un acceso ilimitado en tiempo y espacio a Birmania.

Rohingyas y la ONU

En el último mes se han contabilizado 415.000 individuos del grupo étnico que se han movilizado, para ellos y los que aún permanecen en Rakáin, se necesita ayuda humanitaria y Marzuki confía que la respuesta a la petición de la ONU sea positiva ya que el gobierno Birmano ha expresado su deseo de establecer la verdad.

En paralelo informó, que ya se encuentra en Bangladesh un equipo dedicado a entrevistar a las personas que han logrado llegar hasta ese lugar, con la finalidad de corroborar las denuncias de abusos cometidos contra los Rohingyas por las fuerzas de seguridad de Rakáin.

Esta nueva oleada de violencia desatada en Rakáin se remonta al pasado 25 de agosto cuando un grupo de insurgentes de la etnia atacaron casetas de policía y de militares, lo cual fue respondido con acciones militares.

Darusman afirma que las denuncias que se han desprendido de esta nueva crisis, son idénticas a las de crisis anteriores que se dieron tras la ruptura de cese al fuego en Birmania para el año 2011; mencionó el uso excesivo de la fuerza, asesinatos en masa, violencia de género, torturas, malos tratos, violencia sexual, quema y devastación de unos 200 pueblos.

Dio cuenta también de los datos recibidos de Amnistía Internacional, donde supuestamente comparan a los rohingya con la peste en un terrible gesto de deshumanización y que informan sobre las minas antipersonas plantadas por el ejército de Birmania.

Darusman considera prudente extender la misión hasta septiembre de 2018, a fin de poder procesar todas las denuncias e información que están recibiendo y abarcar los hechos ocurridos desde el 2011 hasta ahora.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sobre el autor

Redacción de Revista La Tribuna. Compartimos información de actualidad centrada en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *