Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  Tecnología  >  Artículo que estás leyendo

Los negocios en la Era Digital: de las calles a la World Wide We

Por   /  noviembre 21, 2018  /  No hay comentarios

Apenas acabamos de empezar el nuevo milenio, y día a día no dejamos de sorprendernos con las maravillas y avances de la tecnología actual. Si a nosotros nos resultan increíbles estas proezas, que pensarían los autores futuristas del siglo pasado, que con sus obras intentaban mostrarnos su visión de las sociedades del futuro.

iMac de Steve Jobs

Internet ha traído consigo un nuevo horizonte de posibilidades, y con ello la globalización. Este es un nuevo concepto que cada vez nos resulta más familiar, y que acorta distancias y haciendo posible la transmisión del conocimiento. La globalización ha acercado a las personas sin que tengan que trasladarse a un lugar concreto y también nos ha permitido descubrir otras formas de trabajar y de darnos a conocer, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

¿Te imaginas hace 20 años exportando tu producto a Estados Unidos? ¿O asociándote con potencias emergentes como China? ¿O que una persona de Barcelona solicitaría tus servicios sin moverse de casa? Si lo pensamos detenidamente, lo que antes parecía muy complicado o prácticamente inaccesible, ahora es mucho más sencillo. Y todo gracias a la World Wide Web.

Estamos acostumbrados a pasear por las calles y encontrarnos con negocios de todo tipo, los cuales ofrecen uno o varios servicios para cubrir necesidades concretas. Son accesibles y cumplen con su objetivo, pero seguramente su clientela estará casi exclusivamente formada por residentes de la zona. Un establecimiento exclusivamente físico limita mucho la captación de nuevos consumidores, pues a no ser que lo conozcan previamente o pasen por allí de casualidad, será muy difícil que sepan de su existencia.

Aquí es donde internet entra en juego, funcionando como un escaparate a través del cual mostrar al mundo el potencial de tu negocio. Sin embargo, el simple hecho de estar en internet no asegura el éxito inmediato, sino que es necesario destacar entre tus competidores.

Si nos centramos en España, hay zonas con mucho turismo que ofrecen la oportunidad de llegar a mucha gente, pero en estas también hay mucha competencia. Un buen ejemplo es la conocida Costa del Sol, donde el turismo a nivel nacional e internacional es muy notable. Es normal pensar que con tanto turista, nunca nos van a faltar clientes y que no necesitamos posicionarnos en internet; aunque si lo pensamos, estamos constantemente conectados a través de nuestros dispositivos móviles y estos influyen en las elecciones del consumidor final.

Supongamos que Marta está disfrutando en una de las playas de la costa malagueña y le apetecen unos dulces. Nunca ha estado allí, así que escribe en el buscador web de su smartphone (en Google, por ejemplo) “Tienda de chuches” para localizar un establecimiento cercano. Aquellos negocios con página web y un buen posicionamiento en internet, saldrán como las primeras opciones. Puede que tu tienda esté a pie de playa y mucho más cerca que el primer resultado, pero como no consideraste la opción de tener presencia en internet, has perdido a un cliente potencial.

¿Y qué decir de los imprevistos médicos? Carlos viene de Madrid y está disfrutando de unos días de vacaciones en Torremolinos, cuando un día se despierta con problemas a nivel cervical. Esta situación es muy molesta, pues había planeado una semana perfecta y esto lo complica todo. Carlos no conoce la ciudad, así que busca “Clínica de fisioterapia en Torremolinos” para encontrar a un profesional que le alivie estas molestias. Todos los negocios que le ofrece el buscador, tienen más posibilidades de que Carlos los visite que cualquier otra clínica sin página web.

Los ejemplos de Marta y Carlos se pueden aplicar a cualquier consumidor actual, cuyo acceso a internet vía móvil les facilita encontrar la solución adecuada para cada situación. Estoy seguro de que ahora mismo estás leyendo esto a través de un dispositivo móvil o tienes tu smartphone al lado, en un lugar bien localizado.

Si tú mismo eres consciente del uso que haces de internet, de tu smartphone y de otros dispositivos con conexión, ¿no crees que son motivos suficientes para posicionarte online? Si eres consumidor, también puedes ser distribuidor.

Aunque parezca que la presencia en internet es algo propio de los negocios más nuevos, lo cierto es que los más tradicionales también tienen su sitio. Cada día se hacen miles de millones de búsquedas en Google, por lo que existe la posibilidad de que alguien busque los servicios que ofreces. ¿Crees que “Funeraria en Málaga” es una opción de búsqueda muy poco frecuente? No estés tan seguro, la realidad quizás te sorprenda.

De la misma forma que internet ha hecho que comprar libros online sea algo muy habitual, nuestros hábitos de consumo seguirán evolucionando hacia un comportamiento más digital, global y conectado. Esta es una tendencia al alza para la que tenemos que estar preparados, pues la facilidad y la rapidez que ofrece internet lo convierten en una herramienta indispensable en esta nueva sociedad 3.0.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *