Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  Cultura  >  Artículo que estás leyendo

Lucien Freud y Francis Bacon de amigos apasionados por el arte a enemigos irreconciliables

Por   /  marzo 2, 2018  /  No hay comentarios

Dos grandes artistas que en vida compartieron gustos por la vida bohemia y por la pintura y a la misma vez con diferencias que definían las preferencias de cada uno en cuanto a acompañantes; Lucien Freud irremediablemente mujeriego y Francis Bacon siempre en búsqueda de hombres dominantes por lo general.

Una amistad que se hizo más estrecha en época de la  posguerra

Muchas son las cosas que los unió en una estrecha amistad durante años, parte de eso es lo que se busca exponer al público en la All Too Human; Freud y Bacon consolidaron una intensa relación en medio de un Londres que trataba de reponerse a la extinta guerra.

La exposición de las obras de ambos artistas, con sede en la Tate Gallery exhibe en espacios seguidos las obras de Francis Bacon llenas de formas poco naturales y exageradas muy propias del estilo manierista y los desnudos y retratos de Lucien Freud.

All Too Human, también tiene el privilegio de presentar tras casi medio siglo, el estudio para retratar a Freud.

Lucien Freud y Francis Bacon de amigos apasionados por el arte a enemigos irreconciliables

El retrato de Bacon refleja un Freud desaliñado, una persona llena de ira, recostado al descuidado, ¿quién diría que ese mismo retrato alcanzaría una suma de más de 140 millones de dólares en la subasta de Christie’s? pero antes de que ese vínculo amistoso se diluyera, Bacon también tuvo un retrato pintado por su amigo artista y que desapareció misteriosamente en el año 88, esta obra recibió excelentes críticas puesto que para los expertos se captó la esencia del carácter explosivo del retratado.

La admiración mutua y profunda que durante año se profesaron, les mantuvo envueltos en una relación recíproca, tiempo después surgieron las desavenencias y con ellas los malos calificativos de uno (Freud) para las obras del otro.

De acuerdo a Barry Joule, amigo de Bacon, las rencillas entre los amigos surgieron motivado a celos profesionales por parte de Freud, la  situación se agravó cuando este último decidió apropiarse de un cuadro de Francis, el cual colgó en su habitación y que negó a su amigo el poder exhibirlo en una retrospectiva de la Tate; sin embargo, reconoció que era una obra indiscutiblemente buena, la cual admiraba mucho.

Freud reconocía además que admiraba profundamente a Bacon de quien decía que tenía una personalidad que definitivamente lo llenaba, después sus obras le parecían impresionantes.

Pilar Ordovás, galerista española, señala que la tan cercana amistad entre los pintores hizo que Freud se mezclara en la relación de Bacon y George Dyer, a tal punto que hasta pintó un retrato íntimo del amante de su amigo y se ocupaba de llevarlo a Escocia donde una vieja amiga cuando necesitaban un descanso de la intensa relación.

Para la galerista, Dyer llegó a la vida artística de Bacon para transformarla definitivamente.

 

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
  • Por:
  • Última modificación: marzo 2, 2018 @ 12:38 pm
  • En la categoría: Cultura

Sobre el autor

Redacción de Revista La Tribuna. Compartimos información de actualidad centrada en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *