Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  La Revista  >  Artículo que estás leyendo

El mejor fotógrafo gastronómico está en Madrid

Por   /  septiembre 11, 2018  /  No hay comentarios

Para ser fotógrafo hay que estar hecho de una pasta especial, no todo el mundo tiene la capacidad de captar la luz, el enfoque y la sensibilidad que se necesita para hacer una buena fotografía. Ser un buen fotógrafo es más que darle clic a una cámara, tiene más que ver con la pasión, la creatividad, y por supuesto con la profesionalidad, formación y experiencia con la cámara.

Por otro lado, cada fotógrafo tiene una habilidad especial para un tipo concreto de fotografía, hay fotógrafos de naturaleza, retratistas, fotógrafo de eventos, fotografo de restaurantes, de arquitectura, o de cualquier otra faceta de la vida diaria. Aunque muchos de ellos son capaces de fotografiar cualquier tipo de situación, evento u objeto, por lo general destacan en una rama de la fotografía por encima de las demás.

Un buen fotógrafo gastronomico, por ejemplo, ha de saber captar la esencia del momento, al tiempo que transmite el mensaje que el restaurante quiere dar sobre su carta y filosofía. No sólo consiste en fotografiar alimentos, sino hacer una composición tal que nos transmita un montón de sensaciones relacionadas con la comida, el lugar, el ambiente, etc., la composición tiene que poder movernos emociones, y esto precisamente es lo que hace José Salto.

Este fotógrafo centrado en la imagen de empresa, es capaz de convertir lo ordinario en extraordinario. Su trabajo está especializado en generar la percepción adecuada de marca para cada empresa, algo no tan fácil de conseguir, pero que él es capaz de llevar a la práctica con inusitada perfección y éxito.

Un poco de historia personal

Salto ha trabajado para firmas como Mahou, Toshiba, Thermomix, Adidas, Hollister, y una larga lista de hoteles y restaurantes de prestigio. Su estilo personal es capaz de combinar la mayor profesionalidad con la frescura y nueva mirada de un fotógrafo joven pero muy experimentado.

Hablar de fotografo Madrid, es hacer referencia a este fotógrafo, sobre todo en el terreno gastronómico y de restauración. Licenciado en farmacia, y con un MBA en marketing y dirección, además de un máster en inteligencia emocional, decidió abandonar en el 2012 el mundo del marketing y su trabajo en una multinacional, para dedicarse a la fotografía a tiempo completo.

Durante su formación como fotógrafo profesional, ha hecho el Curso Superior Universitario de Fotografía Profesional. Así como, un Máster de fotoperiodismo y talleres y cursos de iluminación avanzada. Ha tenido también la suerte de colaborar con fotógrafos de la talla de Alex Webb, fotógrafo de la agenda Magnum, y la reconocida Rebecca Norris.

Su trayectoria se ha ido perfilando poco a poco hacia la fotografía profesional de imagen y marca. Dar a las empresas lo que necesitan, aportar soluciones y crear una imagen corporativa única y con estilo es lo que puede definir a este fotógrafo de Madrid.

Por otro lado, también es conocido por sus trabajos como fotografo lifestyle, otro aspecto de su trabajo en el que también destaca. Este tipo de fotografía es más que fotografía de moda, pues incorpora un estilo desenfadado, apto para llegar a un público más amplio, sobre todo a través de las redes sociales. Encontrar la ubicación, el escenario, la luz y la pose natural perfecta para cada marca, no es fácil, pero este fotógrafo dedicado en cuerpo y alma a su trabajo lo consigue casi sin esfuerzo.

Lo más importante, en cualquier caso, es que cumple con todas las cualidades que todo buen fotógrafo ha de poseer, que son el resultado no sólo de años de experiencia y trabajo, sino de un don personal y único.

Cualidades de un buen fotógrafo

Ante todo, un fotógrafo tiene que tener vocación. Nada hacen los años de estudio ni la técnica, si no se tiene vocación. La vocación es el alma de la fotografía, pues es lo que hace que una foto en particular destaque. Miles de fotógrafos pueden capturar el mismo objeto al mismo tiempo, y cada uno de ellos obtendrá una imagen distinta, esto es así porque el toque personal lo es todo en fotografía.

Pero vamos con las cualidades esenciales que todo profesional de la fotografía debe tener:

  •         Visión y curiosidad
  •         Creatividad e imaginación
  •         Pasión
  •         Sensibilidad
  •         Recursos
  •         Comunicación
  •         Estilo propio

Todas las cualidades anteriores han de estar presentes en cada momento, pues son irremediablemente necesarias para el resultado final de cada fotografía. En definitiva, la combinación de todas esas cualidades, junto a la técnica personal es lo que marca el estilo propio de cada fotógrafo.

Es precisamente este último, el estilo propio, lo que marca la diferencia. De ahí que haya fotógrafos famosos a nivel mundial, y otros que pasan totalmente desapercibidos. Destacar sobre una multitud de profesionales de la fotografía tiene mucho que ver con este estilo particular y único. Sin él, las fotografías carecen de alma, no trasmiten, y por lo tanto no tienen lo que han de tener para comunicar y conmover al público.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *