Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  Internacional  >  Artículo que estás leyendo

No hay sangre española en holandeses de pelo oscuro

Por   /  junio 6, 2018  /  No hay comentarios

A los holandeses de estatura baja y pelo oscuro se les suele decir que tienen “sangre española”, después de la agresión sexual ocurrida durante los 80 años de guerra con España, pero de hecho, no hay ninguna base según una investigación de la Universidad Católica de Lovaina, con la participación de Francesc Calafell, biólogo, genetista y profesor del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud en la Universidad Pompeu Fabra (UPF).

De acuerdo a los genetistas de la universidad flamenca, cuya investigación titulada La leyenda negra sobre la presencia española en los Países Bajos: verificación de creencias compartidas sobre ascendencia genética, fue divulgada en el American Journal of Physical Anthropology, las pruebas genéticas realizadas a 1.300 hombres holandeses y españoles, mostraron no tener más variantes de ADN español, que sus contrapartes francesas o británicas.

El estudio indicó que la agresión sexual sí ocurrió en el siglo XVI, durante la ocupación de Flandes, pero no dejaron una huella genética española rastreable en el genoma autóctono de los Países Bajos.

No hay sangre española en holandeses de pelo escuro

“No quiere decir que las mujeres holandesas y flamencas no tuvieran hijos con soldados españoles, pero no tantos como para influir en el ADN de la población”, dijo Maarten Larmuseau.
Estas atrocidades están todavía tan arraigadas en la memoria colectiva de las sociedades belgas y holandesas, que generalmente asumen que la firma de esta historia, está presente en sus ancestros genéticos.

El mito sigue vivo debido a un ejercicio de propaganda muy efectiva”, dice Larmuseau. Pintar a los españoles como una banda de violentos violadores ayudó a crear una identidad nacional y esa etiqueta se estancó en la sociedad, afirmando que no son las batallas y los reyes los que dejan su huella en el ADN humano sino la migración.

No son las batallas y los reyes los que dejan su huella en el ADN, sino la migración.
La colonización vikinga del norte de Inglaterra y las colonias comerciales fenicias a lo largo de la costa del Mediterráneo, por ejemplo, han dejado su huella en la composición genética de la población actual.

A Larmuseau, quien da conferencias sobre el tema, a menudo le preguntan si él podría ser de descendencia española, ya que “al parecer, a las personas les gusta la idea de tener antepasados ​​españoles, sin embargo, los franceses, los austríacos y los alemanes también ocuparon Flandes, pero nadie está interesado en ellos”.

Por tanto, el impacto de los ataques de las tropas de Felipe II, en la variación genética no fue lo suficientemente relevante como para dejar una firma en el ADN en las poblaciones nativas actuales, ni siquiera en los hombres provenientes de las comunidades que fueron víctimas de la Furia española, durante la segunda mitad del siglo XVI.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sobre el autor

Redacción de Revista La Tribuna. Compartimos información de actualidad centrada en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *