Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  Internacional  >  Artículo que estás leyendo

Párroco de la localidad fronteriza de Pacaraima ofrece miles de desayunos a inmigrantes venezolanos

Por   /  agosto 29, 2018  /  No hay comentarios

Desde la intensificación del flujo migratorio de venezolanos a Pacaraima, el párroco de la ciudad  además actúa en la asistencia social de los extranjeros más necesitados.

Hace casi un año y medio, el padre Jesús de la parroquia de Pacaraima, servía unos 80 desayunos al día para los venezolanos que cruzaban la frontera entre Roraima y Venezuela en busca de mejores condiciones de vida.

Hoy en día y con la intensificación de la crisis de la migración, la parroquia se ve obligado a ofrecer comidas, con alrededor de 1.600 desayunos, que consiste en un café con leche y un panecillo diario.

El religiosos de 77 años y de origen español, Jesús López Fernández de Bobadilla dirige desde hace nueve años la parroquia local y dice que  ese es el único alimento que los venezolanos se llevan a la boca durante todo el día.

La ciudad ha recibido un flujo enorme de personas, estimados unos 500 inmigrantes por día, tratando de escapar de la pobreza y de la escasez extrema de víveres en Venezuela.

Párroco de la localidad fronteriza de Pacaraima ofrece miles de desayunos a inmigrantes venezolanos

Sin embargo y ante la falta de estructura para albergar a los recién llegados y la dificultad del poder público, en lidiar con la crisis, se crea un resentimiento y un temor de violencia en la población local, con respecto a los venezolanos.

Para él, las instituciones y los gobiernos municipales, estatal y federal e incluso la Iglesia Católica, son responsables del “sentimiento de xenofobia” creciente en la población de Pacaraima, que tendría su origen en la falta de atención a los brasileños pobres, mientras los inmigrantes recibían cuidados.

Lo que acabó generando una insatisfacción  y el pueblo  harto con eso, hace que cualquier motivo se vuelva excusa para la explosión de ese volcán.

El padre explica que días después de la agresión por habitantes de Pacaraima a inmigrantes venezolanos, encendiéndoles sus pertenencias y expulsándolos de los campamentos temporales, todavía existe un clima de tensión entre los habitantes inmigrantes, ellos siguen con miedo a pesar de que la situación en la ciudad está más tranquila.

Después del conflicto, el flujo de personas venezolanas ha vuelto; más de 600 desayunos se han dado, lo que demuestra que la fuerza del hambre ha vencido la fuerza del miedo.

Hombres y mujeres de diferentes edades, adolescentes, niños y ancianos se turnan en cuatro hileras de mesas, donde los colaboradores de la parroquia sirven el desayuno con agilidad,  para desocupar rápidamente los espacios, para los otros que aguardan en la cola. Muchos de ellos son indígenas warao que se alojan en un refugio cercano, administrado por una ONG.

A pesar de la tensión y la falta de perspectivas, el padre Jesús dice que muchos venezolanos prefieren continuar en Brasil, porque aún sienten más aliento que si estuvieran en su país de origen.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sobre el autor

Redacción de Revista La Tribuna. Compartimos información de actualidad centrada en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *