Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  Economía  >  Artículo que estás leyendo

Préstamos privados: la solución eficaz a la falta de liquidez

Por   /  Mayo 18, 2017  /  No hay comentarios

Los préstamos privados se han transformado en una opción más que válida en los últimos tiempos, particularmente cuando lo que se necesita es contar con liquidez más o menos inmediata. Los préstamos bancarios suelen presentar dificultades, escollos burocráticos que los préstamos privados tienden a sortear de manera efectiva.

Esta opción de financiación no es nueva y lleva ya mucho tiempo en el mercado. En España, más del 25 por ciento del crédito total otorgado proviene de los préstamos privados. Es que recurrir a un préstamo entre particulares resulta una solución rápida, cómoda y efectiva.

¿En qué consiste? Pues se trata simplemente de un préstamo donde por un lado encontramos un inversor, que puede ser una persona o una empresa, y por el otro, al cliente que solicita la financiación.

Ya sea que nos encontremos antes la necesidad de liquidez urgente para cancelar una deuda, paralizar un embargo o hacer alguna compra, la conveniencia de estos préstamos se traduce en sus numerosas ventajas. No importa si estamos trabajando o estamos de paro, o si nuestro nombre figura en una lista de morosos: podremos contar con capital en forma casi inmediata.

¿Cuáles son los motivos más comunes por los que se  hace necesario un préstamo privado? Cuando necesitamos contar urgentemente con liquidez. Los motivos pueden ser varios, como poder afrontar los gastos de una herencia, o cancelar deudas que mantienen nuestro nombre en un determinado registro de morosos. También resulta una opción sumamente práctica a la hora de querer iniciar un nuevo proyecto o participar con cierto capital de un determinado emprendimiento. En cualquier caso, uno de los puntos atrayentes de este tipo de préstamos es el hecho de no tener que justificar en dónde o cómo se realizará la inversión para obtenerlo.

Otro caso en el que resulta la solución ideal es aquél en el que nuestro historial de crédito esté relacionado con una lista de morosidad. Una entidad bancaria probablemente no nos lo otorgaría, incluso luego de realizar muchos trámites y papeleo.

Aún hay más ventajas: a la posibilidad de contar con liquidez en menos de 72 horas, se suman la posibilidad de elegir los plazos de vencimiento, desde 6 hasta 180 meses. Los préstamos se pueden solicitar con amortización únicamente sobre los intereses, o amortización capital e intereses. Y, a diferencia de otros préstamos, no será necesario contratar algún otro producto financiero.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *