Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  La Revista  >  Artículo que estás leyendo

¿Qué es realmente la cocaína?

Por   /  octubre 3, 2019  /  No hay comentarios

La cocaína es un estimulante de lo más adictivo que afecta de manera directa al cerebro. Se dijo de la cocaína que fue la droga de los ochenta y noventa por lo popular que fue y su elevado uso. El caso es que no es una droga que podamos considerar nueva. Realmente, es una de esas drogas que conocemos desde hace mucho tiempo.

Las hojas de coca se han ingerido desde hace muchos siglos, en el caso de la sustancia química, el denominado clorhidrato de cocaína se lleva consumiendo más de un siglo. A principios del siglo pasado, la cocaína pura pasó a ser el principio activo básico utilizado en muchos de los tónicos y elixires que se creaban para tratar muchas enfermedades.

La cocaína de gran pureza se extraía de la hoja del arbusto de la coca del Erythroxylum, que crecía en Perú y Bolivia. En la década de los noventa y después de muchos esfuerzos para que se redujera el cultivo en aquellos países, pasó a ser el país donde más cocaína se consumía.

Actualmente, la cocaína es una droga que tiene un enorme potencial de adicción, pero que la pueden administrar los doctores para usos médicos, caso de anestesia local en algunas clases de cirugías de ojos, oídos o garganta en muchos países.

Una droga sobradamente conocida

 Normalmente en la calle se vende como polvo blanco, cristalino y fino, donde en España se le llama de diversas maneras, como “nieve”, “coca” o “talco. Los traficantes normalmente suelen mezclar cocaína con otras sustancias de lo más diversas, como el azúcar, el talco o la maicena. En otras ocasiones con drogas activas como la procaína o estimulantes como las anfetaminas.  Otra combinación es la de cocaína con heroína, el llamado “speedball”, que en español se le llama “revuelto” o “café con leche”.

Existen dos formas químicas de la cocaína que acostumbran a consumirse, una es la sal de clorhidrato y los cristales de cocaína o base. La sal de clorhidrato o la forma en polvo de la cocaína es consumida de manera inhalada o inyectada.

Los cristales de cocaína se procesan con amoniaco o bicarbonato sódico y agua, para luego calentarse para la eliminación de clorhidrato y producir una sustancia que pueda fumarse. El término crack se refiere al sonido crujiente que se oye cuando se fuma esta mezcla,

¿Cómo se consume la cocaína?

Las formas principales de consumo de la cocaína son la oral, nasal intravenosa, y la pulmonar. A la nasal, más conocida como “esnifar” es cuando se inhala la cocaína en polvo por la nariz, pasando de forma directa a la sangre por las membranas nasales.

La droga también puede aplicarse de forma directa sobre las mucosas. En el caso de la inyección por vía intravenosa, lo que ocurre es que la droga es transportada de forma directa a la sangre, con el aumento de la intensidad de los efectos.

Cuando se fuma el vapor es inhalado o el humo de la cocaína termina en los pulmones, pasando la sangre a absorberlo con la misma rapidez que cuando se inyecta. Lo que sucede es que el efecto eufórico que resulta es inmediato y por ello su popularidad aumentó enormemente a mediados de la década de lo ochenta.

Consumir cocaína es algo que varía mucho dependiendo de los sujetos, puesto que hay algunos que lo hacen de forma ocasional a otros que lo hacen de manera repetitiva o compulsiva. A excepción de los usos con finalidades médicas no hay forma segura de consumir esta droga.

Si necesitas consejos y más información, en https://comodejarlacocaina.info/  y en diversas asociaciones dan información para ayudar a entrar en el proceso de desintoxicación. Hablamos del consumo de unas sustancias que cuando se consumen cantidades abusivas pueden desencadenar emergencias cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y todo tipo de convulsiones, la cuales a veces pueden llegar a terminar provocando la muerte súbita de sujeto.

Nuestro país es uno de los más afectados por su consumo y, aunque desde los medios de comunicación hay llamadas al peligro que supone, sigue siendo un problema para muchas personas. Una de las razones por las que todavía es muy consumida es porque en la mayoría de los casos no tiene un efecto tan devastador como la heroína, pero ya vemos que también causa un enorme daño en aquellos que la consumen.

Lo mejor siempre que se detecte un problema por familiares o bien, por el individuo, es pedir ayuda, pues cuanto antes se ponga en marcha un tratamiento para luchar contra la adicción, más probabilidades habrá de completarlo con éxito.

La fuerza de voluntad a la hora de encararlo y la ayuda de familiares será fundamental para que el tratamiento llegue a buen puerto, aunque luego quedará el último paso que será el de seguir el camino dictado por los especialistas y evitar las temidas recaídas por parte de los pacientes. 

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *