Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  La Revista  >  Artículo que estás leyendo

Razones por las que aprender a bailar

Por   /  julio 31, 2018  /  No hay comentarios

La danza es una expresión corporal artística que ha sido desarrollada por los seres humanos desde el comienzo de la historia, es una forma de expresión, de interacción social y de comunicación no verbal. Cada región del mundo, cada civilización y cada persona ha desarrollado su propio estilo de danza, por lo que hoy en día hay tanta variedad en los estilos de baile que es difícil tenerlos todos en cuenta.

Por eso, si nunca antes te habías interesado por la danza, ahora puede ser un buen momento para aprender más sobre esta disciplina y apuntarse a una escuela de baile Madrid para aprender a mover el cuerpo y expresar nuestros sentimientos y emociones a través de él, ya sea aprendiendo bachata o vals.

La danza como una forma de liberación

La danza siempre ha sido identificada como una buena herramienta para liberar todas las tensiones y el estrés que acumulamos a lo largo del día. Son múltiples los beneficios para nuestro cuerpo y nuestro cerebro que obtenemos al bailar, ya que, normalmente, la gente empieza a bailar por placer y para disfrutar, por lo que se generan muchas endorfinas, las hormonas de la felicidad.

Por ejemplo, cuando se asiste a clases de salsa en Madrid, es mucho más fácil desconectar por completo de los problemas cotidianos y centrarse al 100% en la música y en seguir el ritmo de la mejor manera posible, mientras se desarrolla el movimiento corporal y el sentimiento que lo acompaña, provocado por la música.

La mejor manera de mantenerse en forma

Bailar es una de las mejores actividades físicas que podemos realizar con frecuencia para mantenernos en forma y trabajar nuestra resistencia física, puesto que se trata de una actividad que requiere mucha fuerza, y esta solo se consigue después de un tiempo practicando. Con la danza podemos mantener la línea y conseguir una figura mucho más esbelta y estilizada, además de mejorar nuestra postura, ya que cualquier estilo de danza exige mantener una buena posición corporal.

Además, ha sido demostrado recientemente que la danza es uno de los mejores medios que tenemos a nuestro alcances para luchar contra el envejecimiento, porque no solo se tonifican y fortalecen los músculos, también el cerebro se pone a trabajar, sobre todo, para la interpretación del ritmo, la coordinación y el desarrollo del memoria. Por eso, si queremos cuidar de nuestro cuerpo y nuestro cerebro, lo mejor que podemos hacer es buscar cuanto antes una academia de baile Madrid y empezar a beneficiarnos de todos los efectos positivos que obtenemos bailando, sintiéndonos cada vez más jóvenes y con más energía.

La mejor manera para romper con la rutina

Si siempre hemos querido realizar alguna actividad y acabamos continuamente en el gimnasio, es muy probable que lleguemos a cansarnos y aburrirnos con el paso del tiempo. Aprender cualquier estilo de danza como, por ejemplo, empezar con clases de tango Madrid, puede ser la mejor alternativa para salir de la rutina y empezar a aprender algo completamente nuevo, activando nuestro cuerpo y mente.

Además, aprender a bailar es la excusa perfecta para conocer gente nueva en un ambiente completamente diferente y amigable, donde uno puede sentirse cómodo e inspirado, lo que aumenta la creatividad en el desarrollo de la expresión corporal y la improvisación. El baile es considerado como una de las mejores terapias para salir de una depresión o de otras enfermedades similares, ya que ayuda a las personas a gestionar sus emociones de una manera más saludables, mejorado el estado de ánimo y aumentando el grado de optimismo.

Mejora de la autoestima y superación personal

La danza puede ser una actividad que se lleve a cabo en grupo o en solitario, sin embargo, siempre tiene el mismo efecto positivo en la persona, ayudándole a ganar seguridad y confianza en sí mismo, y generando mayor autoestima. La danza también poder ser la mejor manera para socializar y aprender a disfrutar de la música y del baile en público, superando todos los miedos como el pánico escénico.

Esto tiene su explicación en el desarrollo de las coreografías, en las cuales es necesario interpretar los movimientos de los compañeros y repetirlos buscando la interpretación personal a través de la expresión de los propios sentimientos, además de ser imprescindible la coordinación posterior con el resto del grupo. La danza nos permite conectar a través del movimiento y de la percepción musical, donde el principal objetivo es conseguir la creación de armonía en un espacio de acuerdo a la música.

Empezar a bailar implica empezar una nueva etapa en la vida, en la que se empieza a desarrollar las capacidades físicas desde una perspectiva diferente, así como las mentales, comprendiendo y adquiriendo el sentido del ritmo y de la música. Una etapa en la que comenzaremos a experimentar la improvisación, la espontaneidad y la creatividad, mientras caminamos poco a poco hacia una vida mucho más feliz y plena.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *