Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  La Revista  >  Artículo que estás leyendo

Repara las tuberías de casa sin necesidad de hacer obras

Por   /  julio 10, 2019  /  No hay comentarios

El desarrollo tecnológico para arreglar tuberías ofrece, en la actualidad, soluciones eficientes, con unas mínimas molestias para el ciudadano medio, pudiendo así realizar cualquier tipo de reparación con efectos invasivos mínimos en la vivienda, establecimiento o industria, sin los molestos inconvenientes que ocasionaban las clásicas tareas de demolición y reconstrucción.

Un buen sistema es aplicar una superficie sintética de plástico que recubra el interior de la tubería, convirtiéndola en estanca, respecto de las pérdidas o fisuras que pueda tener. Este material se adapta a todo tipo de tuberías, sean éstas de hierro, cobre, plástico, o incluso las más antiguas de plomo; gracias a ello, se forma una película entre el agua que circula y la tubería, eliminando así  los efectos de la electrólisis, si las tuberías son de cobre o hierro.

Para evitar cualquier clase de problema, hay que realizar, previamente, la limpieza de las tuberías y la eliminación de las incrustaciones que puedan presentar. Esta actuación se realiza con aire caliente a presión y un producto que facilitará posteriormente la adherencia de la masilla, que convertirá en estanca la tubería.

Además estos sistemas son válidos tanto para instalaciones de agua fría, como caliente. Entre sus múltiples ventajas, una de las más relevantes es que se evita la corrosión que el agua ejerce sobre las tuberías de cobre y plomo, y que supone que las partículas de dichos metales afectadas formen parte del caudal del agua potable.

Otra de las anomalías que se pueden sufrir es la presencia de agua de color marrón, ello es debido a la presencia significativa de óxido, procedente de la tubería; pero, si se aísla el agua del elemento metálico con el que está fabricada la tubería, se evitan este tipo de incidencias.

En resumen, estos sistemas actuales de repara tus tuberías presentan numerosas ventajas respecto de los tradicionales, como:

  • Mejoras en los tiempos de reparación.
  • No es necesario realizar obras, o de tener que realizarse tendrían un carácter quirúrgico.
  • Posibilidad de seguir utilizando la vivienda o inmueble, mientras se están realizando las tareas de reparación.
  • Ahorro económico relevante al no tener que realizar costosas obras.
  • Reparaciones garantizadas.
  • Se evitan los efectos de la corrosión, previniendo las pequeñas fugas y las filtraciones de contaminantes de plomo y cobre en el suministro de agua.
  • Este sistema previene la aparición de nuevas fugas en el futuro. 
Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *