Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  Política  >  Artículo que estás leyendo

Se evidencia una tolerancia irregular por parte del Govern frente a las manifestaciones de carácter independentista

Por   /  febrero 3, 2020  /  No hay comentarios

Dos meses pasaron y los manifestantes nunca comunicaron al Consejero de Interior sobre las manifestaciones.

La avenida Meridiana de Barcelona se ve afectada en uno de sus tramos de manera continuada debido a manifestaciones, en las que se protesta por la sentencia del Supremo en contra de los líderes independentistas sin que el Departamento de Interior de la Generalitat se diera por enterado en un tiempo que pudo alcanzar los dos meses fácilmente.

Esto quedo desvelado en la respuesta enviada a Ciudadanos suscrita por el consejero Miquel Buch, donde indica que la Dirección General de Administración  de Seguridad en ningún momento, fue informada de que estos manifestantes ejercerían el derecho a reunión/manifestación en los lugares o fechas en las que han tenido lugar.

Dicha respuesta data del 16 de diciembre y hasta el 30 de enero ya suman 109 días continuados en los que cada noche se corta el tránsito en un tramo corto de esta importante vía, durante al menos dos horas y se desconoce si desde que los miembros del colectivo Meridiana Resisteix iniciaron estas protestas hasta hoy se han realizado de manera irregular.

Esto transcendió desde fuentes del Departamento de Interior que existe la comunicación para realizar las manifestaciones del próximo mes de febrero, pero no se aclara si los cortes ya hechos fueron debidamente comunicados.

Ya se ha vuelto un hábito el que la Generalitat admita su complacencia con los colectivos independentistas que aplica cortes en las vías, motivado al rechazo de la sentencia de Supremo que condena a los líderes del procés.

De hecho, hay evidencia de que el Govern hizo caso omiso a los informes del Servicio Catalán de Tráfico y de los Mossos, respecto a las marchas del 16, 17 y 18 del pasado mes de octubre organizadas por la ANC.

Pese a los requerimientos de cambiar los recorridos de las movilizaciones por parte de los Mossos d´Esquadra, debido a que existían razones de peso para inferir que habría alteraciones del orden público y por consiguiente riesgo para las personas, los mismos no tuvieron ningún éxito.

Con más contundencia aun el Servicio Catalán de Tráfico emitió sus informes en oposición a estas marchas, negativos en toda su extensión y en los que solicitaron que estas marchas fueran denegadas ya que podrían tener efectos perjudiciales para los manifestantes, los usuarios de las vías y para los mismos agentes policiales encargados de la seguridad vial; a lo que también hicieron caso omiso.

Con el mayor de los desparpajos Quim Torra como Presidente de la Generalitat, hizo de oídos sordos y más bien se unió a Juan José Ibarretxe a la manifestación de la AP-7.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
  • Por:
  • Última modificación: febrero 3, 2020 @ 9:45 am
  • En la categoría: Política

Sobre el autor

Redacción de Revista La Tribuna. Compartimos información de actualidad centrada en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *