Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  La Revista  >  Artículo que estás leyendo

Situaciones en las que un crédito es una verdadera solución

Por   /  Abril 7, 2017  /  No hay comentarios

Es importante saber cuándo y cómo es viable pedir un crédito en nuestra sociedad actual. Diversos factores contribuyen a la toma de decisión y es imperante conocerlos.

crédito

¿Debo realmente pedir ese crédito que tanto creo necesitar?

Antes de recurrir a la contratación de un préstamo, uno debería analizar si existen alternativas a ello, como pedir un adelanto salarial en la medida de lo posible; pedir la suma de dinero deseada a un amigo de confianza o familiar; obtener dinero de cuentas bancarias destinadas al ahorro o a planes de inversión para la vejez; contratar cuentas nómina para no generar intereses ni comisiones al tocar una nómina; o vender inversiones, en el caso de poseerlas. Si no te queda otra alternativa, como es el caso de millones de personas, puedes optar por pedir un crédito. De hecho, hoy en día, es realmente fácil y rápido obtener un préstamo, sobretodo gracias a los bancos online. El equipo de milcreditosrapidos.com nos propone un extenso catálogo de diferentes créditos. Ahora solo nos queda saber cuándo es el mejor momento para pedirlos.

¿Cuándo puedo pedir un crédito?

  • En primer lugar, cabría decir que existen, por supuesto, ciertos gastos que podrían ser pagados mediante créditos o préstamos, siempre y cuando la persona no tenga los fondos necesarios. La educación de un hijo, la factura médica u hospitalaria, son solo algunos de los ejemplos de casos que no merecen siquiera ser reflexionados: la salud y la educación se sitúan en la cúspide de la pirámide de prioridades en la vida de un ciudadano. Hay un amplio abanico de posibilidades en cuanto a créditos estudiantiles, que ofrecen tarifas  de interés adaptadas a familias que ansían ver a sus hijos sacarse una carrera.
  • Por otro lado, pedir un crédito para comprar un coche o una vivienda pueden ser aptos siempre y cuando la compra corresponda a la de un bien necesario e imprescindible para poder vivir. Por ejemplo, comprar un coche para poder desempeñar una profesión supondría un gasto necesario. En este caso, encontrar una empresa, página web o banco que acceda a proporcionarnos el préstamo con las mejores condiciones y con las comisiones más bajas será primordial. Para este caso, existen ciertas páginas web que barajan con rigor todas las posibilidades que encuentran en la red para luego ofrecérselas al demandante.
  • También podría resultar una solución pedir un préstamo en el momento de querer iniciar un proyecto profesional propio. Todo propósito profesional,-con trasfondo personal o no-, conlleva un riesgo que hay que correr. Ninguna empresa se abre sin sacrificio y sin riesgos de perder más dinero a la larga. Por eso es importante aquí reflexionar acerca de la naturaleza del proyecto. ¿Es viable o no? ¿Podré más tarde pagar el crédito que debo? Cada vez son más los bancos o empresas que apoyan a jóvenes emprendedores que buscan labrarse su propio futuro y se aventuran como empresarios dándoles créditos.
  • Todo evento festivo familiar como las bodas, comuniones o bautizos suele tener un alto coste, así que son muchas las familias que se decantan por pedir ayuda financiera. Es bien sabido por todos que el día de la boda es uno de los días más felices de dos amantes y que, como se dice popularmente, no hay que escatimar en gastos.
  • Explorar lugares nuevos puede ser una buena razón para pedir un crédito. Es aconsejable que consultes primero las agencias de viajes y te informes a través de Internet acerca de tu futuro destino de vacaciones. Esto te permitirá afinar el programa de tu viaje, y definir con mayor precisión lo que es necesario que visites. Si lo que tienes en mente es viajar para mejorar tu nivel de idioma, debes determinar el tiempo que deseas quedarte en ese país y hacer un presupuesto para saber cuánto dinero vas a necesitar para vivir.

La revolución de los créditos online

Un crédito online es idéntico, en todos los aspectos, a un crédito convencional. Podrás beneficiar de las mismas garantías. Por otra parte, se aplican las mismas reglas desde el punto de vista jurídico. La única diferencia radica en la posibilidad de pedir este crédito desde tu casa. Por lo tanto, no tienes ninguna necesidad de moverte para conseguir dinero.

Internet ha revolucionado los sistemas bancarios en todos los niveles. Ahora, muchos hogares tienen acceso a Internet en su ordenador o su teléfono móvil. Los clientes pueden contactar con su asesor bancario en cualquier momento. De hecho, el servicio al cliente se puede llevar por correo electrónico o por teléfono, e incluso a través de las redes sociales. Este es también el caso de los prestamistas en línea. En http://www.liderazgoymercadeo.com/bt/articulo.asp?id=2183 encontrarás más detalles al respecto.

Ahora, los créditos online se pueden solicitar totalmente en línea utilizando cualquier dispositivo con acceso a Internet, puesto que las plataformas de crédito en línea ofrecen contenidos adaptados al formato del dispositivo utilizado. Además, la solicitud se transmite directamente a la agencia de crédito. En principio, recibirás tu respuesta en algunas horas a través de tu correo electrónico.

¿Cómo escoger un crédito?

Realizar un presupuesto

Cada mes, tendrás que pagar una cuota mensual para pagar el préstamo. Esta carga debe tomarse en cuenta en el presupuesto mensual. Anticipa la cantidad y la duración del crédito para preparar mejor el reembolso, así evitarás las sorpresas.

La calidad del servicio al cliente

Todo banco debe proporcionar la oportunidad de ponerse en contacto con su equipo para poder hablar sobre el crédito que se ha suscrito en él. Algunos tienen mejor reputación que otros en este ámbito. Un servicio de calidad hacia el cliente, sea por teléfono o por correo electrónico, es un punto esencial que debes tener en cuenta cuando elijas el banco.

El seguro de crédito

Es de suma importancia que elijas un banco que pueda ofrecerte un buen seguro en el caso que ya no puedas seguir pagando las cuotas de tu préstamo. Tener un seguro te permitirá estar más tranquilo. Es una forma de asegurarte a ti mismo y a tu entorno en caso de dificultad.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *