Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  Cultura  >  Artículo que estás leyendo

William Boyd: «Hay muchas maneras de escribir bien, pero todas tienen en común evitar el estereotipo»

Por   /  mayo 3, 2019  /  No hay comentarios

El reconocido novelista y guionista escocés William Boyd, reconocido por su excelente manejo de la pluma ha plasmado obras tales como:

Un buen hombre en África, por la que en el año 1981 ganó los premios Whitbread Book y Somerset Maugham Award, Como nieve al sol con el tema al fondo de la campaña en la Primera Guerra Mundial que le otorgó el premio John Llewellyn Rhys, entre otras y esta vez nos cautiva con su novela “El amor es ciego”.

Expresa el autor que en sus escritos trata mucho el deseo de entender el significado de la belleza, describiendo a detalle en sus obras, expresado en la belleza del cuerpo de una mujer, por lo que menciona a Cyril Connolly conocedor de la belleza femenina, quien afirma que una mujer con cara hermosa que encuentre en el metro, podría arruinar la vida de cualquiera.

El autor afirma que sí, que esa impresión es cierta y que del mismo modo ocurre con la música con la cual hace una comparación, pues Boyd, manifiesta que conjuntamente con un amigo analizó una serie de piezas musicales de diversos géneros tales como rock, teatro musical, bluegrass y clásica, entre otras,  las cuales poseen tal melodía ascendente, que te lleva a percibir lo que puede ocurrir y sólo en un instante cambia todo.

Por eso todo lo aprendido por el autor sobre música, se manifiesta en la canción escocesa ‘My bonny boy’, inexistente, que sólo existe en su cabeza, la cual posee una serie de versos de Robert Louis Stevenson y tiene una gran semejanza con una conocida melodía de Alison Krauss.

Es por ello que ‘My bonny boy’ es una pieza significativa de la gran trama ‘El amor es ciego’ de la editorial Alfaguara, la novela más reciente del autor,  la cual durante todo el relato, ejerce el mismo efecto de la “Sonata de Vinteuil” en Proust: afirma que es un ‘leitmotif’, una especie de evocación que habla sobre amor y traición en algunas páginas.

Boyd menciona a Proust en la novela pero sin dar vistos de que es él así como Chejov y Joyce, lo cual hace, sólo por mera diversión.

La breve aparición en la obra,  por ejemplo,  de Joyce y de Chejov se dejan entrever, aunque el de Proust es más complejo o enredado pero mucho más jocoso, ya que muestra una ternura que raya en lo irrisorio y muy a pesar de que Boyd quiera restarles importancia, hablan de su novela.

Para resumir esta espectacular obra ambientada en la época de finales del siglo XIX, “El amor es ciego, William Boyd, narra las suertes de sus personajes Brody Moncur, el cual es un joven músico, afinador de pianos que se embarca en la que él considera la historia de su vida, pues recibe una oferta de trabajo en la ciudad de París, ocasión que aprovecha para escapar de Edimburgo sobretodo de su estricta familia.

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
  • Por:
  • Última modificación: mayo 5, 2019 @ 9:58 pm
  • En la categoría: Cultura

Sobre el autor

Redacción de Revista La Tribuna. Compartimos información de actualidad centrada en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *