Loading...
Estás navegando aquí:  Inicio  >  Sociedad  >  Artículo que estás leyendo

Cómo cobrar un seguro de vida siendo beneficiario

Por   /  agosto 8, 2022  /  No hay comentarios

Un buen porcentaje de beneficiarios no recibe el monto del seguro de vida tras la muerte de un familiar o allegado. Conozca cuáles son los procedimientos, requisitos y plazos para hacerse con el dinero que le corresponde.

En los momentos de angustia ante la pérdida de un familiar, nos abruman los papeleos y trámites y lo último que queremos es otro proceso burocrático más. Por esta y otras causas, se calcula que entre un 8% y un 10% de los beneficiarios no cobran el seguro de vida que les había sido asignado

Es importante estar preparados y conocer toda la información al respecto, ya que nada nos pertenece más que aquello que nos corresponde por derecho, siendo además el fruto del sacrificio que otra persona ha hecho por nosotros.

Para cobrar seguro de vida por fallecimiento es fundamental conocer el procedimiento, los requisitos y, en caso de ser necesario, consultar a un abogado especialista que colabore con nosotros en el proceso. 

Cómo saber si un fallecido tenía un seguro de vida

Un seguro de vida es un contrato a través del cual una entidad aseguradora se compromete a garantizar una cantidad de dinero a quien el asegurado designe como beneficiario, en caso de que este fallezca. Para ello, la persona que lo contrata asume un cargo mensual o anual que lo mantiene en vigencia hasta el momento de su fallecimiento.

La cobertura por fallecimiento es obligatoria en cualquier seguro de vida, aunque además se pueden agregar coberturas en caso de invalidez o accidentes. 

Un fenómeno que sucede a menudo es que luego del fallecimiento de una persona, sus familiares o allegados no saben con certeza si dicha persona tenía o no un seguro de vida, o si tenía más de uno. Es por ello que el Ministerio de Justicia ha creado un Registro de Seguros de Vida, donde cualquier interesado puede solicitar el documento que acredita los contratos vigentes en que figuraba como asegurada la persona fallecida y con qué entidad aseguradora operaba, siempre que presente todos la documentación: Solicitud (Modelo 790), Certificado Literal de Defunción (original o fotocopia compulsada) y el Abono de tasa (3,78 €). 

Es importante saber que la solicitud no podrá presentarse hasta transcurridos 15 días hábiles desde el fallecimiento y que el plazo de emisión es de 7 días hábiles o 24/48 horas en el caso de solicitudes telemáticas.

Primeros pasos

Muchas personas tienen seguros de vida asociados a una tarjeta de crédito o hipoteca y ni siquiera saben que lo tienen.  

Esto sucede porque contratar un seguro de vida es un proceso sumamente sencillo: puede hacerse por vía telefónica, por internet y hasta en un supermercado o banco, rellenando un formulario en pocos minutos. Sin embargo, cobrarlo no es tarea sencilla, debido a que las compañías aseguradoras suelen poner obstáculos a la hora de pagar.

Una vez que los beneficiarios tengan la certeza de que el fallecido tenía uno o varios seguros de vida, lo primero que deben hacer es presentar los requisitos en la compañía aseguradora en un plazo de 7 días hábiles. En general son cinco documentos básicos: el certificado médico de defunción, el acta de defunción, el libro de familia y/o certificado de matrimonio y el historial médico. 

Posibles obstáculos

Una vez presentada toda la documentación, es probable que la compañía aseguradora ponga ciertas objeciones para el pago correspondiente. La más común tiene que ver con el Cuestionario de Salud que el asegurado debe rellenar y firmar al momento de la contratación, mediante el cual se puedan descartar la preexistencia de alguna enfermedad. Es importante rellenar dicho cuestionario siempre que contratemos un seguro, contestando con veracidad e información detallada a cada pregunta. 

Además de enfermedades preexistentes, otros motivos por los cuales se puede rechazar el abono de la póliza a los beneficiarios son: falta de comunicación del fallecimiento en el plazo de 7 días, fraude, impago de cuotas, vencimiento, suicidio, conflicto armado o deportes de riesgo. Aún en estas situaciones, existen excepciones, por lo cual siempre es importante consultar a un especialista.

La importancia de consultar a un especialista

Ante el desconocimiento o el rechazo de pago de un seguro de vida, es imprescindible la consulta a un abogado especialista en el tema. 

Existen casos en los que, a pesar de que se presentan todos los documentos requeridos, alguna letra chica suele jugar en contra del beneficiario. Se trata de detalles que sólo pueden ser analizados por personas con conocimiento del marco legal, experiencia y recursos para aprovecharlos en beneficio de su cliente. 

Los abogados que trabajan en defensa de quienes tienen derecho al cobro de un seguro de vida, trabajan permanentemente con las compañías aseguradoras y conocen su forma de operar, las trabas más frecuentes y cómo hacerles frente.

En momentos donde la angustia puede jugarnos una mala pasada, resulta conveniente ponernos en manos de expertos.  

Comparte si te ha gustadoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *